Providencial

Se puede decir que el tuper sex salvó mi matrimonio. Así como suena, y aunque parezca exagerado, os quiero dejar aquí mi testimonio. Me llamo Pedro y con mi mujer, Maria del Mar, hemos pasado una temporada bastante difícil después de su cáncer de mama.  Me animo a contar todo esto porque mi experiencia  puede servir a otras personas.

María del Mar tuvo que pasar por una ablación de mama y tuvimos un periodo bastante complicado a nivel íntimo. No tenía ganas de mostrarse desnuda después de esa operación. Yo creo que cumplí con mi papel de esposo pero el problema era su pérdida de confianza en sí misma. Así que un día buscando información y ayuda por Internet encontré un artículo relacionado con el tuper sex.

Era una manera divertida y amena de acercarnos al sexo. Conseguí que mi hermana organizase una reunión de tuper sex y le insistiese a María del mar para que fuésemos. Al principio, no tenía ganas, pero después accedió ai ir. Mi hermana eligió muy bien los participantes y entre las cuales una de sus compañeras de trabajo que también había tenido el mismo problema de salud que María del Mar. Fue una salvación.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: